Tecnoadicción

0 votos

TecnoadicciónTecnoadicción

Está el que nunca te mira a los ojos cuando te habla, porque está controlando si su Smartphone da señales de vida en forma de WhatsApp, Email o alguna actualización de estado de algún “amigo”. Está el que día tras día se empeña en enseñarte las maravillas de las últimas 50 apps que se acaba de descargar, el que pasa gran parte de su día publicando sus últimas fotos o pensamientos en Facebook, Instagram, Twitter y resto de redes sociales habidas, y hasta el que ha resistido hasta el final con un móvil antigua generación porque “yo sólo quiero el móvil para llamar”, pero que al final, ha cedido y se ha comprado también un fantástico Smartphone de los que te hacen hasta la cama y, a partir de entonces, su vida es móvil.. ¿Tecnoadicción?

La primavera la sangre altera

2 votes

primaveraDecía en un artículo anterior que la luz solar tiene una serie de efectos psicológicos y emocionales en la mayoría de las personas debido a los efectos que tiene sobre la producción de serotonina y melatonina de nuestro organismo, de manera que al igual que en otoño y debido a la disminución de horas de luz de sol, algunos pueden encontrarse más tristes y apagados, la llegada de la primavera y con ella, el aumento de las horas de sol, también tiene sus efectos en las personas.

Efectos de la primavera

Ir al psicólogo

1 voto

Ir al psicólogoLa salud emocional

Para muchas personas pedir ayuda no es algo fácil ya que se puede interpretar como una muestra de fracaso o debilidad. Si a eso le sumamos los prejuicios que, desgraciadamente siguen existiendo sobre la salud mental, pedir ayuda a un psicólogo se hace aún más complicado, cuando, en realidad debería de interpretarse como un acto de madurez y de cuidado de uno mismo.

La importancia de la autoestima

1 voto

AutoestimaDe forma breve, podríamos definir la autoestima como el aprecio o la consideración que uno tiene de sí mismo.

La autoestima tiene dos componentes: un sentimiento de capacidad personal y un sentimiento de valía personal. Mientras que el primero hace referencia a nuestra habilidad para superar los desafíos de la vida, bien sean situaciones negativas, bien sean situaciones de crecimiento personal, el segundo hace referencia a la idea de si somos “merecedores” de ser felices.

Te propongo un reto. ¿Te animas a ser feliz? – Parte 2: Las trampas del pensamiento

1 voto

Te propongo un retoEl mes pasado y a modo de juego te propuse el reto de intentar pasar veinticuatro horas seguidas sin quejarte. No sé si lo intentaste pero algunos lo hicieron, y aunque con mayor o menor esfuerzo, espero que consiguieran pasar veinticuatro horas o más, menos “agobiados” y que la experiencia les haya ayudado a empezar a entender la vida de otra manera más funcional.

Como que las cosas simplemente suceden y que es la interpretación del suceso la que hace que nos parezca bien, aceptable, o nos quejemos, este mes te propongo dar un paso más y si bien, la vez pasada hablábamos de no emitir esa queja en voz alta pero que se perdonaba el pensamiento, esta vez, no.

¿En qué consiste el reto?

  • Cuándo quieras empezar, mira tu reloj y anota la hora.
  • Sé consciente de que estás asumiendo un reto y de que te tienes que esforzar.
  • Durante las siguientes veinticuatro horas, cada vez que se dé una situación ante la que el primer pensamiento que te venga a la mente sea quejarte, aunque ni siquiera te quejes en voz alta, te propongo dos opciones:
    • Opción 1: Como el mes pasado, mirarás el reloj y empezarás de nuevo con unas nuevas veinticuatro horas.
    • Opción 2: cambiarás el significado que tiene para ti buscando una explicación que no te cause tristeza ni ira, una consecuencia positiva o, como mínimo, no negativa, que podría darse gracias a lo que ha sucedido… la ventaja que tiene que te haya pasado eso… Las primeras veces ni te lo creerás, llegarás a decir “no, no, eso es engañarme, si yo me enfado o me pongo triste es porque este suceso enfada o entristece y no existe otra forma de verlo”, pero esfuérzate y verás que existe otra explicación más aceptable e incluso mejor.
  • Si lo consigues, prueba con veinticuatro horas más.

Epílogo

Me gustaría que, si te decides a hacerlo, compartas tu experiencia respondiendo a este artículo y nos digas si lo has conseguido a la primera, ¿cuántas veces has tenido que volver a empezar?  ¿Cuánto tiempo ha sido el máximo que has podido aguantar? ¿Qué reacción ha tenido la gente de tu entorno? ¿Cómo te sientes? ¿Cómo te has sentido? ¿Se ha convertido en tu nueva forma de afrontar la vida?… y todo lo que se te ocurra al respecto.

El reto, si quieres, está vigente para el resto de tu vida.

Gracias.