Te propongo un reto. ¿Te animas a ser feliz? – Parte 2: Las trampas del pensamiento

1 voto

Te propongo un retoEl mes pasado y a modo de juego te propuse el reto de intentar pasar veinticuatro horas seguidas sin quejarte. No sé si lo intentaste pero algunos lo hicieron, y aunque con mayor o menor esfuerzo, espero que consiguieran pasar veinticuatro horas o más, menos “agobiados” y que la experiencia les haya ayudado a empezar a entender la vida de otra manera más funcional.

Como que las cosas simplemente suceden y que es la interpretación del suceso la que hace que nos parezca bien, aceptable, o nos quejemos, este mes te propongo dar un paso más y si bien, la vez pasada hablábamos de no emitir esa queja en voz alta pero que se perdonaba el pensamiento, esta vez, no.

¿En qué consiste el reto?

  • Cuándo quieras empezar, mira tu reloj y anota la hora.
  • Sé consciente de que estás asumiendo un reto y de que te tienes que esforzar.
  • Durante las siguientes veinticuatro horas, cada vez que se dé una situación ante la que el primer pensamiento que te venga a la mente sea quejarte, aunque ni siquiera te quejes en voz alta, te propongo dos opciones:
    • Opción 1: Como el mes pasado, mirarás el reloj y empezarás de nuevo con unas nuevas veinticuatro horas.
    • Opción 2: cambiarás el significado que tiene para ti buscando una explicación que no te cause tristeza ni ira, una consecuencia positiva o, como mínimo, no negativa, que podría darse gracias a lo que ha sucedido… la ventaja que tiene que te haya pasado eso… Las primeras veces ni te lo creerás, llegarás a decir “no, no, eso es engañarme, si yo me enfado o me pongo triste es porque este suceso enfada o entristece y no existe otra forma de verlo”, pero esfuérzate y verás que existe otra explicación más aceptable e incluso mejor.
  • Si lo consigues, prueba con veinticuatro horas más.

Epílogo

Me gustaría que, si te decides a hacerlo, compartas tu experiencia respondiendo a este artículo y nos digas si lo has conseguido a la primera, ¿cuántas veces has tenido que volver a empezar?  ¿Cuánto tiempo ha sido el máximo que has podido aguantar? ¿Qué reacción ha tenido la gente de tu entorno? ¿Cómo te sientes? ¿Cómo te has sentido? ¿Se ha convertido en tu nueva forma de afrontar la vida?… y todo lo que se te ocurra al respecto.

El reto, si quieres, está vigente para el resto de tu vida.

Gracias.

Javier Hinojosa
Psicólogo General Sanitario – Psicoterapeuta
Colegiado en el COPC con el nº 21.144
Terapia individual – De pareja – Familiar y De Grupo
Posibilidad de Terapia online y a domicilio
Consulta en Mataró (Barcelona) – Tel. 630 251 721

¿Cómo se interpreta la experiencia diaria desde el constructivismo?

1 voto

perspectiva1Como decía en el “post” anterior, el significado –alegría, bienestar o tristeza, malestar– que asignamos a cada una de las cosas que nos suceden depende de la construcción que hasta el momento hayamos hecho de nosotros y de lo que nos rodea.

Así pues, mientras que el hecho o la situación nos alegre o por lo menos no nos cause un problema, aquí no pasa nada, no nos damos ni cuenta y seguimos con nuestras convicciones.  Si la experiencia, aunque nos afecte, no toca profundamente nuestras convicciones, nuestros valores, y entendemos que cuadra en nuestra interpretación de la vida, no pasa mucho… nos ponemos tristes o nos angustiamos un poco… unos días, unas semanas y nada más.

Pero ¿qué hacer cuando la experiencia nos hace sentir especialmente mal porque descuadra de manera importante con nuestra construcción de la vida?

Javier Hinojosa
Psicólogo General Sanitario – Psicoterapeuta
Colegiado en el COPC con el nº 21.144
Terapia individual – De pareja – Familiar y De Grupo
Posibilidad de Terapia online y a domicilio
Consulta en Mataró (Barcelona) – Tel. 630 251 721