Ir al psicólogo

1 voto

Ir al psicólogoLa salud emocional

Para muchas personas pedir ayuda no es algo fácil ya que se puede interpretar como una muestra de fracaso o debilidad. Si a eso le sumamos los prejuicios que, desgraciadamente siguen existiendo sobre la salud mental, pedir ayuda a un psicólogo se hace aún más complicado, cuando, en realidad debería de interpretarse como un acto de madurez y de cuidado de uno mismo.

De la misma manera en que en cuanto tenemos un dolor, o percibimos que algo no funciona bien en nuestro cuerpo, nos dirigimos rápidamente al médico porque entendemos no tiene sentido soportarlo sin más, tampoco tiene sentido aguantar un malestar emocional. De hecho, al igual que sucede con las enfermedades mal curadas, las emociones, los sentimientos y los conflictos que no se expresan se quedan en el interior y, a la larga, cuando se dan las circunstancias propicias, acaban saliendo a la luz, provocando una verdadera crisis en nuestra vida. Por otro lado, estas emociones negativas se traducen en patrones de pensamientos y conductas disfuncionales que dificultan nuestra felicidad y nuestras relaciones interpersonales.

La decisión de ir al psicólogo es un proceso que empieza cuando nos damos cuenta de que algo no funciona en nuestras emociones, en nuestras relaciones, en nuestros pensamientos o en nuestras conductas. Al principio esperamos que con el paso del tiempo todo se solucione, y en ocasiones así es, pero en ocasiones, el paso del tiempo no es suficiente para curar ese dolor emocional e incluso incrementa la tristeza, el rencor, el odio o la frustración ya que cada día más se extiende a otras facetas de nuestra vida. Es entonces cuando es conveniente tener ayuda para salir de esa situación.

La mejora personal

Pero no es necesario que estés mal para acudir al psicólogo. Un psicólogo también puede ayudarte a tomar decisiones importantes, explorar tus necesidades y tener una visión más clara de lo que deseas, ayudarte en tu proyecto de vida, mejorar tus relaciones sociales y de pareja, o simplemente a mejorar tu autoestima y autoconfianza. En cualquier caso, hay que tener claro que el psicólogo no te dice lo que tienes que hacer, lo que está bien y lo que está mal, no te resuelve los problemas, sino que te ayuda a encontrar tu solución.

Las ventajas de ir al psicólogo

Tener un espacio para ti: Aunque ocuparse de los demás es un gesto encomiable, a veces, estamos tan pendiente de su bienestar que relegamos el nuestro a un segundo plano. Acudir al psicólogo es una forma de cuidar de ti mismo como puede ser ir al gimnasio o darte un masaje. La consulta es un espacio donde poder hablar sobre ti, tus problemas y tus sueños.

Comprender realmente qué te sucede: Cuando nos invaden las emociones y nos impiden pensar con claridad podemos tener comportamientos con los que no nos sentimos bien. El psicólogo te puede ayudar a entender lo que te sucede y a encontrar un camino. De hecho, la mayoría de las personas nos sentimos aliviados automáticamente cuando encontramos una explicación a los síntomas que experimentamos, Hablar de tus preocupaciones te ayuda a clarificar tu mente, te hace dueño de tus sentimientos, te alivia y te permite tomar mejores decisiones.

Ser escuchado sin ser juzgado: De vez en cuando necesitamos una dosis de aceptación incondicional que nos permita reequilibrar nuestra autoestima. Una sesión de terapia es un espacio en el que puedes hablar de todo sin temor a ser juzgado o criticado porque el psicólogo no te examinará para evaluarte en términos de “bueno o malo” sino que intentará comprenderte para poder ayudarte.

Obtener un punto de vista más global y objetivo: Como que el psicólogo no está involucrado emocionalmente en la situación, podrá brindarte una perspectiva profesional, más amplia y objetiva sobre el problema.

Conocer y comprender mejor a las demás: La psicoterapia no solo te permitirá conocerte mejor, sino que también te ayudará a comprender a las otras personas. Te ayudará a ser más empático con los demás y a entender los motivos de sus comportamientos de manera que resulte más fácil resolver los posibles conflictos.

Aprender a gestionar emociones, pensamientos y conductas: El psicólogo te ayudará a identificar y cambiar los pensamientos disfuncionales que te hacen sentir mal, te enseñará a gestionar mejor tus emociones y a eliminar los hábitos negativos, poniendo en su lugar hábitos más saludables. Te propondrá estrategias que puedes poner en práctica para que tú mismo soluciones tus conflictos.

Desarrollar habilidades psicológicas para el futuro: La Psicología no solo tiene un carácter curativo sino también preventivo ya que la psicoterapia te proporciona herramientas y te ayuda a desarrollar habilidades que no solo te permitirán resolver los problemas actuales sino también los que puedan aparecer en el futuro.

Epílogo

Es cierto que todos tenemos días en los que nos encontramos más tristes, cansados o irritables… un poco enfadados con la vida o como consecuencia de una situación puntual desagradable y eso no ha de ser motivo para acudir al psicólogo, pero cuando comenzamos a sentir que nos desbordan es el momento de pensar que tener problemas es inevitable, pero ser derrotado por ellos, es opcional.

Javier Hinojosa
Psicólogo General Sanitario – Psicoterapeuta
Colegiado en el COPC con el nº 21.144
Terapia individual – De pareja – Familiar y De Grupo
Posibilidad de Terapia online y a domicilio
Consulta en Mataró (Barcelona) – Tel. 630 251 721
Resumen
Título
Ir al psicólogo
Descripción
Cuando comenzamos a sentir que nos desbordan es el momento de pensar que tener problemas es inevitable, pero ser derrotado por ellos, es opcional.
Autor
Psicólogo Mataró
Suscribirme al blog

Deja un comentario