Tecnoadicción

0 votos

TecnoadicciónTecnoadicción

Está el que nunca te mira a los ojos cuando te habla, porque está controlando si su Smartphone da señales de vida en forma de WhatsApp, Email o alguna actualización de estado de algún “amigo”. Está el que día tras día se empeña en enseñarte las maravillas de las últimas 50 apps que se acaba de descargar, el que pasa gran parte de su día publicando sus últimas fotos o pensamientos en Facebook, Instagram, Twitter y resto de redes sociales habidas, y hasta el que ha resistido hasta el final con un móvil antigua generación porque “yo sólo quiero el móvil para llamar”, pero que al final, ha cedido y se ha comprado también un fantástico Smartphone de los que te hacen hasta la cama y, a partir de entonces, su vida es móvil.. ¿Tecnoadicción?

La “tecnoadicción” es un tipo de estrés específico que se atribuye al uso compulsivo que tienen algunas personas al necesitar estar conectados todo momento y en todo lugar sea en redes sociales, juegos en línea, sitios de apuestas, sitios de citas y relaciones, pornografía, música, video y demás, bien sea mediante el ordenador, la Tablet o cada vez más el teléfono móvil.

También se considera “tecnoadictos” a aquellas personas que además de invertir largas horas en internet quieren estar al día de los últimos avances tecnológicos y acaban siendo dependientes de la tecnología, siendo el eje sobre el cual se estructuran sus vidas.

En realidad, no existe un consenso acerca de si esos comportamientos han de ser denominados como adicción, algunos los relacionan con el Trastorno Obsesivo Compulsivo y se dice que las personas que desarrollan estas conductas llevan asociado algún otro tipo de problema psicológico, en todo caso, es cierto que algunas de ellas son similares a los de cualquier tipo de adicción:

Síntomas de la Tecnoadicción

Tolerancia: necesidad de la persona de aumentar el tiempo que pasa utilizando el aparato (ordenador, videoconsola, teléfono móvil, televisión…) para obtener el mismo efecto. El bienestar que genera su uso va progresivamente disminuyendo, y por eso el usuario tiende a utilizarlo durante cada vez más tiempo, para poder obtener un nivel adecuado de satisfacción.

Abstinencia: sensación desagradable que experimenta la persona cuando no puede usar la tecnología. Por este motivo, tiende a usarla cada vez más y de forma más compulsiva, para aliviar el malestar que le genera no poder hacerlo.

Dependencia: cuando la persona necesita aumenta progresivamente el tiempo de uso de la tecnología (tolerancia) y, además, se siente mal si no puede hacerlo (abstinencia). Además, el dependiente comienza a tener una serie de pensamientos y conductas relacionadas con su problema, que repercuten en sus relaciones sociales y familiares, en su rendimiento escolar y/o laboral…

De manera que algunas de las conductas observables en la “tecnoadicción” son:

  • La postergación de actividades
  • Pérdida del sentido del tiempo y puntualidad.
  • Tendencia a renovar compulsivamente dispositivos electrónicos para estar “al día”.
  • Está presente en toda nueva red social que aparece y se preocupa continuamente de renovar su perfil, su biografía, etc.
  • Revisa continuamente si sus “amigos” están conectados o han hecho alguna actualización.
  • En reuniones sociales pasa más conectado con su dispositivo móvil que con personas.
  • Si no tiene conexión a Internet su humor cambia y genera estrés.
  • Deterioro de las relaciones sociales y familiares. Aislamiento.
  • Deterioro del rendimiento académico o laboral.
  • Problemas físicos derivados de la falta de sueño y de ejercicio físico.
  • Incapacidad de trabajar sin estar conectado a Internet.
  • Negación, minimización u ocultamiento de la conducta.

Con todo esto no pretendo criticar la tecnología, al contrario, no me cabe la menor duda de que la tecnología es beneficiosa porque nos ahorra tiempo, podemos trabajar y estudiar de manera más eficiente, nos permite mantenernos en contacto continuo con otras personas e informarnos al momento y en cualquier lugar sobre cualquier cosa y de todo lo que sucede en el mundo. Gracias a la tecnología puedo estar escribiendo esto y tú leyéndolo, pero creo que es conveniente valorar si el uso que les estamos dando va realmente en beneficio de nuestra vida o precisamente es el uso de las tecnologías lo que está deteriorando nuestra experiencia vital.´

Así que para aquellos que piensen que tal vez estén cayendo en la tecnoadicción les recuerdo aquella frase que, con muchas variantes, precisamente corría por las redes sociales hace un tiempo:

“Científicos han descubierto una nueva forma de chatear en directo con tu gente cercana, a través de la voz y en 3D. Lo han llamado TOMARSE UN CAFÉ CON ALGUIEN.”

Javier Hinojosa
Psicólogo General Sanitario – Psicoterapeuta
Colegiado en el COPC con el nº 21.144
Terapia individual – De pareja – Familiar y De Grupo
Posibilidad de Terapia online y a domicilio
Consulta en Mataró (Barcelona) – Tel. 630 251 721
Resumen
Título
Tecnoadicción
Descripción
La “tecnoadicción” es un tipo de estrés específico que se atribuye al uso compulsivo que tienen algunas personas al necesitar estar conectados todo momento y en todo lugar sea en redes sociales, juegos en línea, sitios de apuestas, sitios de citas y relaciones, pornografía, música, video y demás, bien sea mediante el ordenador, la Tablet o cada vez más el teléfono móvil.
Autor
Psicólogo Mataró
Suscribirme al blog

Deja un comentario